Historias de transformación: Sergio

"Hacía un calor insoportable. Siempre hacía lo que podía para no exponerme al sol".

Sergio sabe lo peligroso que es quedar atrapado en nuestras sofocantes calles de verano. Durante cinco largos años, hizo lo que pudo para mantenerse fresco, hidratado... para seguir vivo.

"Me quedaba en remolques abandonados y a veces me escondía en la biblioteca. Sólo salía cuando se ponía el sol para buscar negocios con grifos para conseguir agua".

Gracias a la misericordia de Dios y al ingenio de Sergio, sobrevivió. Pero otros no han sido tan afortunados. El año pasado, el calor se cobró la vida de 197 personas en el condado de Maricopa*, la cifra más alta jamás registrada, y este año se perfila como aún más mortal.

Afortunadamente, la salida que le proporcionaste a Sergio no sólo le salvó la vida. Hoy vuelve a salir a la calle con Code:Red y el Hope Coach en una nueva misión: salvar a otros antes de que sea demasiado tarde.

La historia de Sergio comienza en la infancia. Lleva luchando contra la adicción desde que tenía ocho años.

"He estado en numerosos programas, pero nunca experimenté más de 3 meses de sobriedad. Sólo recaigo constantemente y empeoro cada vez".

Su familia hizo todo lo posible por ayudar, pero se encontró con que no tenía nada que hacer.

"No sabían qué hacer conmigo. Mis hermanos y hermanas son todos trabajadores exitosos. Luego me tienen a mí con dos hijos, en medio de una separación, borracho y adicto..."

Finalmente, su familia le echó de casa y Sergio se quedó sin hogar.

"Empecé a fumar metanfetamina a diario. Cuando eso ocurrió, las cosas se volvieron realmente locas. Oía voces, pensaba cosas locas, tenía episodios terribles y creía que eran ciertos. Pasaba hambre y rebuscaba en los contenedores de basura todos los días. La metanfetamina me trastornó tanto la mente que creía que la gente se burlaba de mí, que hablaban de mí, que estaban dentro de mi cabeza, escuchando todo lo que pensaba".

Afortunadamente, su familia le recomendó que probara con Phoenix Rescue Mission.

"Después de cinco años, estaba acabado. Me di cuenta de que no era capaz de dejar de beber y consumir drogas por mi cuenta. Quería salir del calor, lejos del hambre y la vergüenza. Estaba listo para atravesar esas puertas".

Lo que encontró dentro lo cambió todo.

"He intentado recuperarme muchas veces. Pero esta vez es diferente. Aquí estoy rodeado de hermanos que realmente quieren cambiar, de líderes que realmente se preocupan por mí y por el bienestar de los demás. Si algo se ha perdido, se soluciona rápidamente. Eso es diferente. Estoy acostumbrado a la manipulación, al punto de que la gente se droga en el programa y se sale con la suya. Aquí no hay nada de eso".

Cuando se le pregunta qué es lo que hace que el programa de recuperación de la Misión sea diferente de sus intentos de recuperación en el pasado, no duda.

"La principal diferencia fue hacia dónde me señalaron: me señalaron a Cristo. Me enseñaron a abrir la Biblia. Ahora, si tengo un antojo o un pensamiento loco, se lo entrego a Dios. Es alentador ver a otros chicos haciendo lo mismo y ver cómo el Espíritu Santo los mueve hacia el éxito."

Hoy, Sergio es un orgulloso graduado de nuestro programa de recuperación. Está sobrio, ha completado nuestro entrenamiento de liderazgo de servicio e incluso nuestros rigurosos programas de entrenamiento ministerial.

"Mi familia vino a la graduación y todos están súper orgullosos de mí, especialmente mi madre y mi padre. Pude verlo en sus caras. Siempre ha sido una lucha entre mis padres y yo. Doy gracias a Dios cada día porque por fin pueden ver que voy en la dirección correcta".

Ahora que está sobrio y seguro fuera de las calles, Sergio está haciendo su regreso como el nuevo miembro de nuestro equipo de Alcance de la Calle. De lunes a viernes, puedes encontrarlo en el Hope Coach dando a otros la oportunidad de encontrar la ayuda y la esperanza que él ha encontrado en Phoenix Rescue Mission.

"¡Me encanta! Estamos conectando con la gente de ahí fuera, dándoles agua, artículos de higiene y ahora mismo, debido a la situación del coronavirus, estamos repartiendo bolsas de comida a cualquiera que tenga hambre. Es construir esa relación con estas personas que están luchando, y encontrarse con ellos donde están: en los parques, fuera de las tiendas y en los lavaderos de toda la ciudad".

Y no es un momento demasiado pronto: las cosas ya se están calentando.

Del 26 de abril al 1 de mayo se produjo la segunda racha más larga de días consecutivos de tres dígitos en abril en Phoenix desde 1896, y es la tercera vez en la historia que se registran cinco o más días de 100 grados en abril. Todavía faltan cuatro semanas para el verano, pero los mortíferos tres dígitos ya están aquí.

Pero con las oraciones y el apoyo de amigos como usted, a pesar del calor, a pesar del virus, la esperanza avanza: para Sergio y para cientos más como él este verano.

"Es una bendición. Definitivamente no es algo que hubiera imaginado para mí. Sólo buscaba la sobriedad, pero la recuperación es mucho más que eso, es crecer en la búsqueda del Señor, depender de Él y ser un recipiente para Jesucristo."

*"Heat-Associated Deaths in Maricopa County, AZ Final Report for 2019". Informes sobre el calor | Condado de Maricopa, AZ, Departamento de Salud Pública del Condado de Maricopa, 2019, www.maricopa.gov/ArchiveCenter/ViewFile/Item/4959