Centro Cambiando Vidas

De la tragedia a la transformación [La historia de Debbie]

La depresión no pudo con Debbie - gracias a ti


Es fácil ver a alguien en la calle cuya vida es un caos y pensar: "Ese nunca seré yo".

Hace unos años, Debbie tenía todas las razones para creerlo. Siempre había sido muy trabajadora. Tenía un buen trabajo y una casa. Pagaba sus facturas e incluso tenía un novio que, según esperaba, podría convertirse pronto en marido.

Pero ninguno de nosotros es inmune a la tragedia.

Para Debbie, y para muchas otras personas en la calle, basta un mal día para que su vida se ponga patas arriba.

Era 2012 cuando el mal día de Debbie la golpeó como una tonelada de ladrillos.

"Mi novio falleció de cáncer. Perderlo me sumió en una profunda depresión de la que no podía salir. Dejé de ir a trabajar. No podía salir de la cama; todo mi mundo se vino abajo".

Debbie descubrió rápidamente que a la depresión no le importa quién seas, lo que tengas en el banco o cuál sea tu ética de trabajo. Es capaz de vaciar una vida tan rápidamente como cualquier adicción.

En el transcurso de unos años, el control de la vida de Debbie se descontroló.

Pasó de vivir en una casa, a un apartamento y, cuando los ahorros se agotaron, a su coche.

"Nunca me habían desahuciado. Siempre pagaba mis facturas. Fue horrible. También me daba miedo porque sabía cómo trataban a los sin techo. Viviendo en mi coche, la gente me miraba como si fuera una especie de monstruo. Ya no era un ser humano".

Debbie vivió esta pesadilla durante algo más de un año y medio, conduciendo su Nissan Sentra arriba y abajo de la Avenida Thunderbird en busca de un lugar seguro para dormir.

"Cuidé mi coche, pero a veces se hacen tonterías. Un día dejé que un amigo lo condujera y fue muy imprudente con él. Rompió la palanca de cambios y de repente salió todo ese humo de los bajos. Estaba destrozado. No me quedaba ningún sitio donde ir".

Es entonces cuando interviene tu amor.

"Vine aquí [al Centro Cambiando Vidas de Phoenix Rescue Mission] en el Hope Coach. Cliff [nuestro anterior coordinador de Hope Coach] me recogió. No tenía ni idea de lo que era este lugar o en lo que me estaba metiendo, pero sabía que mi vida tenía que cambiar. Le dije a Dios: 'Lo que sea que estés planeando, Señor, me apunto'".

En el transcurso de un año, su compasión le dio a Debbie las herramientas que necesitaba para romper las garras de la depresión en su vida.

En cuestión de pocos años, Debbie se encontró pasando de un hogar confortable a vivir en su coche. Sabe de primera mano cómo se trata a las personas sin hogar y quiere ayudar a otros a encontrar la transformación que ella encontró en Phoenix Rescue Mission.

"Recibí un asesoramiento que nunca habría recibido antes. El huevo del trauma me quitó un gran peso de encima".

Un huevo traumático es un ejercicio de asesoramiento diseñado para sacar a la luz experiencias traumáticas pasadas de forma tangible. Se dibuja una gran forma de huevo en una hoja del tamaño de un póster. Luego, las personas en recuperación lo llenan de arriba a abajo con eventos traumáticos de su pasado, tanto grandes como pequeños. Con la ayuda de Ta'Mella Pierce, la consejera de Debbie, ésta pudo trabajar con cada uno de los sucesos uno a uno.

"Me abrió los ojos a lo que me retenía: la codependencia, la ira, el resentimiento, la depresión, la complacencia con la gente, me mostró de dónde venía todo eso cuando hice mi huevo. Me dio una hoja de ruta sobre lo que tenía que trabajar".

A través del ejercicio, Debbie también descubrió que había mucho más en su depresión que el fallecimiento de su novio.

"Descubrí que tenía mucha ira reprimida hacia mi familia. Mi padre era muy abusivo. Mi madre había sido maltratada de niña y nunca dio la cara por mí. Reprimí las cosas durante mucho tiempo".

"Para ayudar a sacarlo todo, Ta'Mella me hizo escribir cartas de resentimiento. Ya no siento ningún resentimiento por nadie porque escribí todo lo que quería decir y se lo di a Dios. Le dije: 'No quiero cargar con esto. Ya no los necesito'".

Hoy, Debbie es una persona diferente, gracias a ti.

"Mirando ahora hacia atrás, puedo ver que Jesús ha estado conmigo en todos los momentos difíciles. Incluso aquí, cuando estaba pasando por uno de mis puntos más bajos, Él me mostró que estaba a mi lado. El asesoramiento aquí me ayudó a salir de mi depresión. Ahora me siento mucho más fuerte y nunca voy a volver a mi antiguo estilo de vida".

De hecho, Debbie se ha propuesto ayudar a otros a encontrar esperanza y curación. Ha completado su Certificación de Apoyo entre Pares y espera servir a aquellos que están experimentando la falta de hogar con esperanza y orientación.

"Sé cómo se siente la gente de la calle, sé cómo se les trata. Nadie debería sentirse menos que un ser humano. Quiero estar ahí fuera dándoles el tipo de experiencia positiva que cambió mi vida. Llevo mucho tiempo queriendo hacer eso".

Debbie está fuera de las calles, libre de depresión y tiene que agradecértelo.

"Estamos muy bendecidos aquí por todos los donantes. Estoy agradecido cada día por lo que nos han dado aquí. Dios me despierta y me ayuda a hacerlo mejor que el día anterior. Es un trabajo duro, pero este es el mejor programa que existe. Ha cambiado mi vida por completo".

Con la atenta ayuda de su consejera, Ta'Mella Pierce, Debbie descubrió la ira reprimida que estaba en el origen de su depresión. Tu apoyo hace posible que personas como Debbie se liberen de la depresión.